Atractivos Turísticos de México

Por acá para buscar Códigos postales o Claves LADA.

Sierra de la laguna

 

La Sierra La Laguna se puede considerar como una "isla" de vegetación en el entorno árido característico de la península de Baja California. Los cambios geológicos de la región de Los Cabos han sido factores determinantes de las condiciones climáticas, orográficas y biológicas de los ecosistemas que prevalecen en la zona. Como un resultado directo de los procesos geológicos, la región presenta características de endemismo y se le considera como un centro de evolución reciente (Padilla et al., 1988).

El decreto establece una zona núcleo (32,519 ha) y dos zonas de amortiguamiento (79,317 y 600 ha).

La sierra alberga la gran mayoría de las especies descritas y la mayor diversidad biológica del estado. Por su aislamiento, la flora y la fauna de esta zona presentan una alta incidencia de especies y subespecies endémicas. Otro aspecto, resultado del aislamiento, son las características insulares que presentan muchos organismos en La Laguna. Desde 1892 Brandegee reportó que de 390 géneros de plantas registradas, 230 estaban representados por una sola especie.

La Sierra La Laguna contiene el único bosque de pino-encino de Baja California Sur y la única selva baja caducifolia de toda la península. Es un sitio en donde se encuentra una gran cantidad de especies endémicas.

Las condiciones climáticas son distintas a las de la parte sur de la península de Baja California. A medida que se aumenta en altitud se pasa por climas cálidos, semicálidos y templados, pero debido a la escasa precipitación en los lugares bajos, quedan clasificados dentro de los climas secos áridos tipo BS, a excepción de la parte más alta de la sierra con clima templado-subhúmedo, que es la única que recibe una cantidad considerable de precipitación dada su localización en la región del Cabo (Coria, 1988).

 

La Laguna se localiza en un área conocida geográficamente como región de Los Cabos, que incluye el valle de La Paz, las islas de Cerralvo y Espíritu Santo, así como el extremo montañoso del sur. La sierra es una cadena montañosa alargada en dirección norte-sur con elevaciones desde los 800 hasta los 2,200 m s.n.m. (Padilla et al., 1988). Es muy escarpada casi por todos sus flancos, excepto por la parte noroeste en las cercanías de San Bartolo (Hammond, 1954). Hacia el sur, la masa montañosa se duplica en altura y divide el drenaje pluvial entre el Océano Pacífico y el Golfo de California. Desde aquí hasta la parte final de la cadena orográfica forma un cinturón de 20 a 30 km de ancho, compuesto por una sucesión de cordones montañosos muy elevados en posición transversal al eje principal y eslabonados por otros cordones longitudinales menos prominentes (Hammond, 1954).

Constituye la principal fuente de recarga de acuíferos en sus partes medias y bajas, ya que en las partes altas de la serranía se captan los mayores niveles de precipitación pluvial (750 mm anuales) en el estado.

La región montañosa de la Sierra La Laguna es una de las fuentes principales de escurrimientos superficiales en la región del Cabo. Una gran proporción del área de la sierra forma parte de la cuenca del río Santiago e incluye parcialmente las cuencas de los ríos Playita y Pescadero en la vertiente occidental y la cuenca del río Ciénega en la vertiente oriental.

En las partes más abruptas dominan los litosoles en asociación con regosoles éutricos, es decir, suelos delgados y de poco desarrollo limitados por rocas; en algunas partes menos abruptas como los lomeríos y las pequeñas cadenas montañosas predominan los regosoles éutricos en asociación con litosoles. En la altiplanicie se asocian cambisoles éutricos, feozem háplicos y cambisoles húmicos. En la vega de La Laguna se encuentran suelos profundos y oscuros, que corresponden a cambisoles húmicos. En los pies de montes y en las mesas se presentan los regosoles éutricos, que son suelos profundos pero de mínimo desarrollo. En los arroyos se localizan los fluvisoles éutricos; en estas áreas son suelos profundos y presentan siempre fase pedregosa

Vegetación y flora

La riqueza de especies es muy alta. Se ha determinado un total de 447 especies de plantas vasculares; 48 son endémicas de la Sierra La Laguna (Arriaga y Ortega, 1988).

Los tipos de vegetación descritos para la región (Morelos Ochoa, 1988; León de la Luz y Domínguez, 1989) son:

Selva baja caducifolia. Representa la unidad de vegetación de más amplia distribución. Se encuentra mejor caracterizada entre los 400 y los 800 m s.n.m., en la zona que corresponde a las laderas serranas bajas. Por arriba de la cota altitudinal superior, estas comunidades se entremezclan con bosques de encino mientras que en la zona de las mesas aumenta la presencia de elementos del material xerófilo. Las especies características son: Lysiloma divaricata, L. candida, Erythrina flabelliformis, Plumeria acutifolia, Bursera microphylla, Cassia emarginata, Albizzia occidentalis, Haematoxylumn brasiletto, Esenbeckia flava, Pithecellobium mexicanum, Jatropha cinerea, J. vernicosa, Calliandra brandegeei, Mimosa brandegeei, Cnidoscolus angustidens, Cassia tora, Lantana scorta, Viguiera spp., Ferocactus spp., y Machaerocereus gummosus.

Bosque de pino-encino. Este bosque representa la unidad de vegetación más ampliamente distribuida arriba de los 1,400 m s.n.m., desarrollándose en la zona que corresponde a la de las laderas serranas altas. Las especies características son: Pinus cembroides, Quercus devia, Arbutus peninsularis, Quercus tuberculata, Calliandra peninsularis, Mimosa xantii, Muhlenbergia spp., Castilleja bryantii, Lobelia laxiflora, Tagetes lacera y Aristida spp.

Bosque de encino. Esta comunidad se desarrolla entre los 1,000 y 1,600 m s.n.m., en la zona de las laderas altas, constituyendo un piso altitudinal entre los bosques de pino-encino y la selva baja caducifolia. Las especies características son: Quercus tuberculata, Q. devia, Q. arizonica, Arbutus sp., Prunus sp., Bumelia peninsularis, Buddleia crotonoides, Randia megacarpa, Nolina beldingii, Muhlenbergia spp., Opuntia spp., y Croton sp.

Bosque de pino. Esta comunidad se ubica por arriba de los 1,700 m s.n.m., particularmente alrededor de los valles intermontanos de la parte alta de la sierra. Las especies características son: Pinus cembroides var. lagunae, Muhlenbergia spp., Festuca spp., y Bouteloua spp.

Matorral xerófilo. Esta comunidad se desarrolla en la zona de las mesas, en las localidades más cercanas a ambas costas, pero con mayor frecuencia hacia la franja costera oriental. Fisonómicamente está emparentado con el "matorral sarcocaule" descrito por Shreve (1951), pero frecuentemente presenta elementos de selva baja caducifolia. Las especies características son: Fouquieria diguetti, Bursera microphylla, Cercidium spp., Jatropha cinerea, Olneya tesota, Lysiloma divaricata, Cnidoscolus angustidens, Calliandra sp., Lippia palmeri, Opuntia spp., Machaerocereus gummosus y Ferocactus spp.

Comunidades secundarias. Es difícil establecer los límites exactos de estos tipos de comunidades, pues en la mayoría de los casos se trata de condiciones en las que los elementos dominantes corresponden a especies que forman parte de la composición florística natural de las comunidades primarias, pero cuyo desarrollo se ve favorecido por la perturbación.

Fauna

La riqueza y diversidad de especies es muy grande. Se ha determinado un total de 108 de artrópodos, cuatro de anfibios, 38 de reptiles, 65 de aves y 30 de mamíferos (Arriaga y Ortega, 1988).

Herpetofauna. Hasta la fecha se han identificado 42 especies, de las cuales ocho, y tres subespecies, son endémicas de la región. La mayoría de las especies que tipifican a la sierra se distribuyen en la selva baja caducifolia; los patrones de distribución y origen están relacionados con áreas del norte de la península, sudoeste de los Estados Unidos y oeste de México (Álvarez Cárdenas et al., 1988).

Avifauna. Se reconocen 41 especies endémicas del sur de Baja California y 24 restringidas a La Laguna (Rodríguez Estrella, 1988).

Mastofauna. Presenta una composición taxonómica que consta de cinco órdenes, 13 familias, 25 géneros y 30 especies.

Fuente: Instituto Nacional de Ecología