Por acá para buscar Códigos postales o Claves LADA.

-

Loreto

"Loreto-Conchó" o "Corunchó" que en la lengua indígena significa "Mangle Colorado" y bautizada como "Loreto" por el padre Jesuita Juan María de Salvatierra en memoria del día que arrivaron al lugar "Nuestra Señora de Loreto”. Al considerar el pasado histórico de la California milenaria, se distingue la presencia de los antiguos naturales de esta región, provenientes de un largo peregrinar por la ruta de Behring, que en su paso ancestral nos legaron un impresionante y rico testimonio de su vida con murales, grabados y vestigios que al paso del tiempo despiertan la admiración de sus visitantes; el arribo del conquistador español en 1533 identificó la presencia de grupos tribales: pericúes, guaycuras y cochimíes, los que al parecer, no guardaban relación con los antiguos pobladores de la península; desde tiempos remotos estuvo habitada por grupos aborígenes de los cochiníes (aimones y guaycuras monquís).

La palabra "Cochimí" quiere decir "Hombres del norte"; la palabra "Guaycura" la tomaron los españoles de "Huajoro", palabra que oída por primera vez entendieron que significaba "Amigo"; los asentamientos primitivos se daban fundamentalmente a la orilla de arroyuelos o en aguajes, tales como: conchó, biaundó, viggé, ligüí, notrí bonó, chuenquí y otros.

 

Los naturales californios no tuvieron cultivos de ninguna clase; carecían de los más rudimentarios conceptos de arquitectura y el barro lo usaron solamente algunos sectores de la región norte; para ciertos menesteres utilizaban las conchas que había en las playas y comían sus alimentos tostados o asados; el atole lo hacían moliendo las semillas de que disponían, de mezquite o de otras leguminosas, las mezclaban con agua dentro de cestas de varas comunes a todas las tribus y luego echaban sobre la mezcla piedras calientes al rojo vivo para lograr la cocción; las actividades cotidianas eran la pesca, la caza y la recolección de frutos y semillas; la cosecha preferida eran las pitahayas, las ciruelas y el mezcal; sus viviendas eran muy sencillas hechas de piedra suelta colocadas en forma de círculo, sin techo. En cuanto a indumentaria los hombres andaban completamente desnudos, sólo empleaban algunos adornos de carrizos y caracoles y conchas de mar; las mujeres usaban unas enaguas de carrizos delgados ensartados en pita (fibra vegetal) y se tapaban la parte de atrás con pieles de venado o de cualquier otro animal, adornaban su cintura con un bello cinto y su cabeza con una curiosa red a manera de venda; para andar en el monte ambos utilizaban huaraches de cuero o de tejido tipo ixtle; el ajuar doméstico se reducía a una batea y una taza hecha de plantas flexibles, como el mimbre; contaban también con un palillo para encender lumbre,

La California Colonial:

Partiendo del proceso de conquista espiritual y militar que los españoles emprendieron en California, resultan sorprendentes e innumerables los hechos y circunstancias que comprenden el rico y diversificado testimonio histórico del inicio de la gran construcción de la California misional, de la cual se han derivado diversas corrientes de expresión, en las que distinguidos investigadores locales, nacionales y del extranjero han posibilitado el conocimiento y la mejor comprensión de esta etapa. Un pequeño grupo de europeos y gentes de la Nueva España arribó el 19 de octubre de 1697, a un lugar situado en 26 grados de latitud norte, nombrado Conchó en lengua indígena; seis días después, el 25, entronizada la imagen de Nuestra Señora de Loreto, hasta hoy venerada, allí, comenzó a existir la misión que ostenta tal nombre, madre de cuantas se fundaron en las Californias. Quien encabezaba ese grupo, el jesuita Juan María de Salvatierra, había tenido que vencer grandes dificultades hasta hacer realidad lo que entonces contemplaba; casi una obsesión fue para él la idea de acercarse a los indios californios. Su amigo, el célebre misionero del gran noroeste mexicano, Eusebio Francisco Kino, compartía la misma obsesión; hubo que gestionar licencias de sus superiores religiosos, del virrey de Nueva España y buscar benefactores; se requerían tantas cosas para establecer misiones en esa tierra que se creía era una gran isla; al fin, ya a comienzos de octubre de 1697, cerca de la desembocadura del Yaqui, en Sonora, Salvatierra disponía de dos embarcaciones en las que cargó las provisiones que alcanzó a reunir, en ellas iban a viajar sus pocos pero atrevidos acompañantes, Kino debía ser uno de ellos. Una rebelión de indígenas en el norte de Sonora impidió en el último momento que lo hiciera, Kino hubo de permanecer allí para ayudar en la pacificación de los alzados. Para valorar lo que significó el asentamiento en California de ese grupo de hombres encabezados por Salvatierra, habría que recordar una larga y fascinante historia; la "€œEpopeya"€ fue el proceso que desencadenó el jesuita Juan María de Salvatierra, al fundar ese día la Misión de Nuestra Señora de Loreto en las costas del Golfo de California, frente a la Isla del Carmen; fue epopeya porque unos cuantos hombres, Salvatierra, oriundo de Milán; un español, un portugués, un mexicano, un maltés, un siciliano, un mulato peruano y tres indios de las misiones del macizo continental emprendieron entonces, en son de paz la introducción del cristianismo y la enseñanza a los nativos californios, entre otras cosas, de la agricultura que les proporcionaría una dieta más rica y variada.

A ello siguió la fundación de pueblos que son antecedentes de poblaciones como La Paz, San José de Comondú, Todos Santos, San José del Cabo, San Ignacio y otros más. Logros importantes, en un ámbito geográfico muy difícil, alcanzaron los jesuitas; en la península trabajaron de forma pacífica, durante sólo siete décadas, hasta que en febrero de 1768 les llegó la orden de su expulsión dispuesta por Carlos III. Pero si esta historia reviste visos de epopeya, también los tiene de tragedia; ella puedo cifrarse en pocas palabras. La relación asimétrica con los nativos californios trajo consigo tina alarmante disminución demográfica que, en pocos años, culminó con su casi total desaparición; y ésta no se debió a la explotación del trabajo de los indios como había ocurrido en las islas del Caribe; tampoco provino de los enfrentamientos bélicos, que hubo pocos y de escasa magnitud; las causas deben identificarse sobre todo en las epidemias que se dejaron sentir entre los indios, de enfermedades que antes desconocían. No fueron precisamente los misioneros los que las propagaron sino otras gentes procedentes del macizo continental marineros, soldados, mineros, aventureros y también quienes desembarcaban venidos de las Filipinas; los famosos galeones tocaban regularmente San José del Cabo y era puerto desde donde se difundían principalmente los males: el tifo, la viruela, la sífilis.

Factor que también contribuyó a la dramática disminución de los nativos californios fue la imposición de un régimen de vida totalmente diferente de aquel que, por milenios, habían tenido; los jesuitas si se requiere, con la mejor de las intenciones los congregaban en sus misiones y allí, además de cristianizarlos, los hacían distribuir su tiempo literalmente a toque de campana: levantarse a una hora determinada, acudir a misa, desayunar, salir al campo a labrar la tierra, en tanto que las mujeres aprendían a hilar, tejer y cocinar, hasta que la campana, después de resonar otras muchas veces, volvía a oírse cuando llegaba el momento fijado para acostarse. Los indios, que habían conocido la libertad de su vida seminómada de recolectores, cazadores y pescadores, se vieron abrumados por esa imposición, su existencia cambiaba de súbito y radicalmente; esto y las epidemias fueron causa de la epopeya jesuítica fuera a la vez para los indios trágica experiencia; alabar o condenar lo que entonces ocurrió no compete al historiador; éste no debe convertirse en juez, en su acercamiento al pasado buscará reconstruir y entender lo que ocurrió sin ser necesariamente imputable a propósitos aviesos; los jesuitas trataron de evitar o atenuar las epidemias; el régimen de vida al que sometieron a los indios les parecía el más adecuado para hacer posible su cristianización y mejoramiento en materias como la introducción de la agricultura, antes allí desconocida".

Sobre las condiciones prevalecientes en 1800 en las diversas misiones de California se señala de manera importante: El alto costo de mantenimiento de las misiones y la decadencia de las poblaciones indígenas también restringieron el desarrollo de las misiones dominicas de la península, Ias violentas inundaciones padecidas en San José del Cabo en 1793 causaron daños extensos que forzaron la recolocación y reconstrucción de la misión y, en 1795, la de Nuestra Señora de Guadalupe había decaído hasta tal estado, que su población indígena fue trasladada a la de La Purísima Concepción. El aumento de la población civil y militar en el sur, en el Real de Santa Ana y en Loreto donde en 1800, alcanzó 600 habitantes, también contribuyó a causar problemas a las misiones porque la sífilis, la viruela y otras enfermedades contagiosas introducidas por los colonos y soldados habían diezmado gran parte de la población indígena durante las últimas décadas del siglo XVII; los acontecimientos externos también contribuyeron a la decadencia de las misiones de las Californianas; así, el crecimiento del poder de Napoleón Bonaparte en Europa y la expansión de los Estados Unidos hacia el Valle del Río Misisipí, atrajeron atenciones principales de la corona española y la invasión de España por las fuerzas napoleónicas en 1808 causó el abandono de interés en la frontera misionera de California. Este abandono fue fatal dos años después en 1810 con el principio de las guerras de independencia en Nueva España y las demás regiones de Hispanoamérica y con la concentración consecuente del virreinato en la lucha para terminar dicho movimiento de insurrección. Con la terminación de envío de provisiones y apoyo monetario desde la tierra firme de Nueva España, los dominicos de Baja California iniciaron la lucha por la supervivencia de sus misiones, concretando sus esfuerzos en la costa septentrional del Pacífico, donde el comercio ilícito en pieles de nutria, sal, cueros y sebo con los navíos de los Estados Unidos, Rusia y otros países les permitirían la adquisición de los alimentos básicos, ropa y otros artículos fabricados"€. Es considerable los efectos derivados de la Independencia de México de España y el desarrollo de la vida misional: La creación de la República Mexicana bajo el Acta Constitutiva en 1824 mantuvo el estado legal de las misiones como una responsabilidad del Estado, pero sin embargo, los liberales republicanos discurrieron en contra de su retención como vestigios del colonialismo, mientras, además, la escasez monetaria y los conflictos internos contribuyeron a su continuada decadencia; como resultado de tales factores, así como de la decadencia de la población indígena debido a las epidemias, se redujo el número de personal destinado al campo misionero dominico.

Durante la primera década de la independencia mexicana se aumentaron los sentimientos liberales anticlericales y antiespañoles y con la llegada al poder del general Antonio López de Santa Anna y el establecimiento de Valentín Gómez Farías, exponente principal del liberalismo, como Presidente Interino de la República, se iniciaron extensos programas de dicho anticlericalismo. El 17 de agosto de 1833 el sistema misionero en toda la nación fue secularizado por decreto de Gómez Farías, colocando las funciones del estado, las temporalidades concedidas o vendidas a individuos y, además las órdenes religiosas encargadas de su administración fueron abolidas; este decreto presidencial causo la clausura de las misiones de Alta California y legalmente puso fin a los establecimientos dominicos en la península; no obstante, debido a los singulares servicios prestados por las misiones en la ocupación de terrenos baldíos y en la enseñanza de las poblaciones aisladas de la región, el decreto de secularización fue suspendido en lo relativo a Baja California.

Atractivos Turísticos y Culturales:

Indudablemente que Loreto tiene para sus visitantes una amplia variedad tríe actividades y atractivos culturales y turísticos, sobresaliendo un cúmulo de vestigios y rasgos históricos cuya preservación ha constituido un reto en hacer de estos la herencia patrimonial para las generaciones del futuro, circunstancia que exige del esfuerzo y responsabilidad compartida de los gobiernos federal, estatal y municipal para la observancia y aplicación de la legislación sobre la materia.

Monumentos Históricos:

Casa de Piedra; Museo de las Misiones; Iglesia de Nuestra Señora de Loreto; Misión de San Francisco Javier, San Juan.

Zonas Arqueológicas:

En la sierra de La Giganta, que comprende el municipio de Loreto, se han localizado diversos vestigios de arte rupestre que representan la vida de los antiguos californios, que datan de más de 10,000 años; en las paredes de piedra de estas montañas, quedaron como único testimonio de su existencia plasmados los símbolos de los aborígenes que habitaron esta zona, en un rico colorido en verde, negro, amarillo y rojo; desafortunadamente por la depredación de la naturaleza y del lumbre, las pinturas rupestres se encuentran visiblemente deterioradas e incompletas.

Museos:

Museo de las Misiones; La Casa de Piedra de Loreto; Sitio de Agua Dulce; Palacio Municipal; Casa de Santa de Loreto; Malecón Costero; Misión San Juan Bautista Londó; Misión de San Juan Bautista Malibat Ligüí.

Fiestas:

Loreto es un pueblo rico en tradiciones y costumbres, orgulloso de su patrimonio histórico y cultural, con una vida apacible dedicada a la pesca, ganadería, agricultura, turismo y comercio; siendo sus principales festejos tradicionales los que se organizan en honor del Santo Patrono del lugar y las pastorelas navideñas.

Tradiciones:

El Casamiento Moqui: La manera de realizar los casamientos indígenas en las comunidades de Loreto, se iniciaba entregando el novio a la que pretendía como esposa, una bandeja de madera, que en lengua monquí llamaban oló, si ella la admitía era señal de consentimiento; para confirmarlo ella correspondía con una pequeña red para pescar y con esta mutua entrega de presentes se daba por celebrado el casamiento, sin más trámites ni complicaciones; sin embargo, no existía la poligamia, la cual sólo podía ser ejercida por los altos jefes.

Gastronomía:

Es típico del lugar, la machaca de pescado y de carne de res; el queso, las tortillas de harina, los burritos y el café de talega; sin embargo, el platillo más representativo y predilecto de Loreto es las "almejas tatemadas".

Centros Turísticos:

Loreto cuenta con una rica historia para conocer, así como paisajes diversos para explorar tal como sus grandiosas playas donde se puede practicar kayak, snorkel y veleo. Las islas ofrecen un poco para todos los gustos, como la "Isla del Carmen", con playas maravillosas; la "Isla Danzante" con acantilados que favorecen el buceo y la "Isla Catalana" ideal para ecologistas que gustan de admirar la flora y fauna única del lugar; Loreto, es un lugar excelente para la pesca deportiva, donde se pueden atrapar el mahi mahi, wahoo, atún dorado entre otros. Si prefiere el Golf, el poblado cuenta con una perfecta infraestructura, un profesional y moderno campo de golf de 18 hoyos, ubicado en el corredor turístico Loreto-Nopolo. También hay magníficas instalaciones que favorecen la práctica del tenis, consideradas de las mejores de México.

Municipio Loreto

Estado Baja California Sur
Cabecera Loreto
Población 11 839 hab.
Gentilicio
Municipios de Baja California Sur
Superficie 4 311 km2
Información proporcionada por el Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (INAFED)
  • Hoteles (4)
  • Transporte
  • Restaurante
  • Balnearios-SPA
  • Deportes Extremos
¿Qué edad tienes?
13 o menos
de 14 a 24
de 25 a 34
de 35 a 44
de 45 a 54
de 55 a 65
de 65 en adelante
doriddles

Sitios de Interés en el Estado de Baja California Sur

  »Langosta enchilada sudcaliforniana   Una forma muy práctica y sencilla de preparar una deliciosa langosta enchilada
  »Filetes de pescado al estilo Cabo San Lucas   Aprende cómo preparar filetes de pescado al estilo Cabo San Lucas
  »Receta del Pan de Muerto y su historia   El pan de muerto de ser uan costumbre importada del centro del país, es ya un invitado especial de los altares que se acostumbra montar para estas fechas, en honor de los fieles difuntos en los hogares yucatecos ya sea con un riquisimo cafe ó
  »Leyenda de los Temblores   Sssh sssh... la serpiente avanzaba. Sssh sssh... la serpiente de colores recorría la tierra. Sssh sssh... la serpiente parecía un arcoíris juguetón, cuando sonaba su cola de maraca.
  »El águila real   Sin duda alguna, el ave más emblemática de México, presente en el escudo nacional y protagonista de uno de los mitos más importantes de la cultura mexica.
  »El Tepache   El tepache es una bebida fermentada, obtenida por lo general de las cáscaras de la piña, con piloncillo (azúcar sin refinar) y agua.
  »El ahuehuete   El ahuehuete, que en náhuatl significa “viejo del agua”, es el árbol nacional de México; pertenece a la familia de los cipreses, es un árbol de grandes dimensiones, que llega a medir hasta 40 metros de alto
  »Los Paipai   Dueños milenarios de la zona montañosa del norte de Baja California los Paipai radican en Santa Catarina, a 8 km al norte de la carretera San Felipe-Ensenada a la altura del poblado Héroes de la Independencia, en la falda sur de la Sierra de Juárez.
  »La leyenda del Popocatépetl y el Iztaccíhuatl   Su grácil figura se reflejaba sobre la irisada superficie de las aguas del gran lago de Texcoco, cuando el guerrero se volvió para mirarla. Y la vio correr seguida del marido y pudo comprobar que ella huía. Entonces apretó con furia el puño de la mac
  »La leyenda de Quetzalcóatl   En la mitología Tlahuica, tan confusa como la Griega, se borda una historia con respecto a Quetzalcóatl, semejante a la del nacimiento del Rey Salomón.
  »Horchata de arroz   El agua de horchata además de ser deliciosa es refrescante, te repone de una salida a la ciudad o a la playa bajo el inclemente rayo del sol.
  »La leyenda del maíz   Quetzalcóatl llegó hasta donde estaba el maíz, y como estaba trasformado en hormiga, tomó un grano maduro entre sus mandíbulas y emprendió el regreso.
  »La llorona   Era un alarido lastimoso, hiriente, sobrecogedor. Un sonido agudo como escapado de la garganta de una mujer en agonía.
  »Los xocoyoles   Cuentan los que vivieron hace mucho tiempo, que había un hombre que no creía en la palabra de sus antepasados. Le contaban que al caer una tormenta con truenos y relámpagos salían unos niños llamados xocoyoles.
  »La fauna mexicana   México es uno de los 12 países megadiversos del mundo, que a pesar de ocupar el 1.5% de la superficie terrestre global, cuenta con alrededor de 200 mil especies diferentes, y es hogar de 10-12% de la biodiversidad mundial.
  »El muralismo en México   El Muralismo es un movimiento artístico iniciado en México a principios del siglo XX.
  »Pueblos Mágicos de México   El Programa Pueblos Mágicos de Mexico, desarrollado por la Secretaría de Turismo en colaboración con diversas instancias gubernamentales y gobiernos estatales y municipales.
  »Todos Santos   En lo profundo del desierto de Baja California, existe un oasis de verdes sembradíos y huertas de árboles frutales.
  »Calabaceado   El baile Tradicional del Calabaceado surge como respuesta a una necesidad de manifestación artístico – cultural del pueblo.
  »Camarones en escabeche   Deliciosa receta mexicana de camarones adobados del Estado de Baja California Sur
  »Cazuela típica del puerto de San Carlos   Disfruta de esta deliciosa receta típica de Baja California Sur
  »Chiles rellenos de salmón en nogada   Deliciosa receta de chiles en nogada estilo Baja California Sur
  »Gastronomía de Baja California Sur   La gastronomía sudcaliforniana se caracteriza por exóticos y deliciosos platillos de pescados y mariscos
  »Mixiotes de camarón en hoja de maíz    El auténtico Mixiote es una técnica mexicana prehispánica, aprende a preparar mixiotes de camarón en hoja de maíz
  »Los Matlachines   La danza de los Matlachines se baila principalmente en Aguascalientes, Zacatecas, Nuevo León y Coahuila.
  »Mar de Cortés   El golfo de California, también llamado mar de Cortés o mar Bermejo, es una extensión del océano Pacífico y se ubica entre la península de Baja California y los estados de Sonora y Sinaloa, al noroeste de México.
  »Sierra de San Francisco   Ubicada en la parte central de la península de Baja California, en la región Aridoamérica, la Sierra de San Francisco combina cumbres rocosas, cañones flanqueados por altas palmeras y cuevas repletas de ilustraciones rupestres.
  »La leyenda del tesoro de Pichilingue   El tesoro de Pichilingue" Por Gladys Rodríguez Baja California Sur es tierra de leyendas.
  »La hacienda de los Hidalgo   En San Antonio existía una hermosa hacienda al estilo español con sus bóvedas catalanas y largos corredores techados con vista al huerto, Hacienda que fue construida por la familia Hidalgo en el año de 1888 la cual estuvo en renta durante muchos años
  »Sierra de la laguna   La Sierra La Laguna se puede considerar como una "isla" de vegetación en el entorno árido característico de la península de Baja California.
  »Música norteña   La música norteña tuvo sus inicios en la región noreste de México.
  »La vaquita marina   En 1997 el número de vaquitas marinas era 600, hoy en día su población se reduce a apenas 30 ejemplares.
  »El cenzontle   El ave más amada de las antiguas culturas mesoamericanas, junto con el Quetzal.
  »El maíz   No sólo el maíz, junto con el chile, el frijol y la calabaza, constituye desde épocas inmemoriales la base de la alimentación del mexicano.
  »Festival Internacional de la Ballena Gris   El Festival Internacional de la Ballena Gris ocurre en el mes de enero y en él se pueden disfrutar diversas actividades culturales y ecoturísticas como: cabalgatas, pirotecnia, bailes populares y, por su puesto, los recorridos a ver de cerca
  »Las cactáceas   Alrededor del mundo existen aproximadamente 1,400 especies de cactáceas, de las cuales 913 son mexicanas, y de éstas 724 son endémicas.
  »El colibrí   En México existen alrededor de 57 especies de colibrí, que desde épocas prehispánicas han cautivado e inspirado a los pobladores de estas tierras.
  »La herbolaria mexicana   Hoy en día, la herbolaria ha cobrado nueva fuerza, ya que cada vez se comprueban más, a través de investigaciones y estudios científicos serios, los maravillosos poderes terapéuticos y curativos de la inmensa variedad de

Ver todos