Atractivos Turísticos de México

Por acá para buscar Códigos postales o Claves LADA.

La vainilla

La vainilla es una flor de la familia de las orquídeas, y existen más de 100 variedades repartidas entre distintas zonas tropicales alrededor del mundo. No obstante, la variedad más famosa, la Vanilla Planifolia, que produce el fruto del que se obtiene la famosa esencia de aroma y sabor delicado, es originaria del continente americano, donde los conquistadores españoles la descubrieron en la región donde hoy se encuentra el estado de Veracruz y le dieron el nombre que conocemos actualmente, ya que su fruto es similar a la vaina de una espada. El proceso de polinización se lleva a cabo a través de las pequeñas abejas de las orquídeas, y también se cree que los murciélagos se encargan de dispersar las semillas de los frutos, por lo que ambas especies son fundamentales para la supervivencia de esta planta.

Los antiguos pobladores de México le llamaban totonaco xanat o shanat, caxixanath y su chel en lengua totonaca, o ixtlilxochitl o tlilxóchitl, que significa en náhuatl “flor negra”, quizá por la sustancia oscura que se extrae de sus frutos, ya que la flor es de un tono amarillo claro con matices verdosos. La técnica de obtención de su precioso y aromático extracto data de la época de los mayas y los aztecas, que utilizaban para aromatizar y realzar el sabor de una bebida de cacao que era destinada a los nobles y los guerreros. Después de la conquista, Hernán Cortés llevo la vainilla a España para saborizar la bebida de chocolate y a partir de ahí su uso se extendió por el resto de Europa.

Durante varios siglos, México fue el principal productor de vainilla a nivel mundial, hasta que un joven esclavo negro originario de la colonia francesa de la Isla Reunión, de nombre Edmon Albius, logró crear un método de polinización artificial, y de la Reunión la vainilla pasó a Madagascar, que con el tiempo se convertiría en el primer productor mundial.

Hoy en día, quedan muy pocos productores de vainilla en México, y algunos especialistas consideran que esta bella y aromática flor se encuentra en peligro de extinción en nuestro país. Las razones de este declive se deben a la caída de los precios, también que actualmente otras regiones del mundo, como Madagascar, Indonesia o Tahití, dominan el mercado internacional, pero sobre todo, a que en la actualidad se produce una gran variedad de esencias artificiales con sabor y aroma a vainilla, a un costo mucho más bajo que el extracto natural, y para la mayoría de los consumidores la diferencia en cuanto a aroma y sabor es imperceptible.

Es difícil persuadir al consumidor nacional de preferir el extracto natural sobre el de imitación, ya que la diferencia de precios es sustancial, y el presupuesto de la mayoría de los compradores nacionales es limitado. Sin embargo, es importante crear conciencia sobre la importancia de esta flor y su fruto tanto para la biodiversidad como para el legado histórico y cultural de México.