Atractivos Turísticos de México

Por acá para buscar Códigos postales o Claves LADA.

El mono araña

El mono araña es una de las tres especies de primates que habitan en nuestro país. Es un mono de tamaño grande y cuerpo esbelto, de cabeza chica en proporción con el cuerpo y largas piernas cola y brazos, su rasgo más distintivo y gracias al cual recibe su nombre. El pelaje del mono araña es grueso y corto, y su coloración abarca una gama que puede variar de negro a marrón oscuro o rojizo, con tonalidades café, amarillo claro o blancuzco en el vientre y la parte interna de las extremidades. Los machos y las hembras son prácticamente del mismo tamaño, que alcanza un rango que va de los 35 a los 60 centímetros, y una larguísima cola prensil de hasta 80 centímetros de largo, que supera la longitud del resto de su cuerpo.

En México existen dos subespecies de mono araña, el Ateles geoffroyi vellerosus, que se distribuye, por un lado, desde el sur de Tamaulipas hasta el San Luis Potosí, y por el otro lado a todo lo largo del Itsmo de Tehuantepec, el oriente de Oaxaca y los estados de Tabasco y Chiapas; y el Mono Araña Peninsular, A. g. yucatanensis, que habita en los estados de Quintana Roo, Yucatán, Campeche y Chiapas, y continúa su distribución más allá de las fronteras con Belice y Guatemala.

El mono araña es un animal gregario, de hábitos diurnos, que se organiza en grupos que pueden ir desde los 5 hasta los 50 o más individuos, que pasan la mayor parte de su vida en las copas de los árboles, ya sea alimentándose, buscando alimento o descansando. Estos simpáticos primates se alimentan principalmente de los frutos de los árboles donde habitan, aunque tienen una dieta muy variada, que incluye semillas, huevos de algunas aves, algunas raíces y cortezas, miel, y eventualmente insectos. El hábitat del mono araña es muy amplio y abarca zonas con altitudes que van desde cero hasta 2,500 metros sobre el nivel del mar.

Este pequeño primate se desplaza con mucha facilidad gracias a sus largas piernas y brazos, y sobre todo a su cola prensil, que funciona como una quinta extremidad. La supervivencia del mono araña depende enteramente de los árboles, en cuyas copas pasa la mayor parte de su vida. Hoy en día, el futuro de esta especie es incierto y su situación actual es muy complicada debido a la constante deforestación de los bosques y selvas donde habita. Otra amenaza grave para este mono es la caza y el tráfico ilegal, ya que para poder capturar a las crías las madres son asesinadas. Por otro lado, algunos ejemplares aún se capturan por su carne o para ser utilizados en estudios científicos. El mono araña juega un papel muy importante en su hábitat, ya que a través de sus heces fecales distribuye las semillas que consume y no digiere, por lo que su ciclo de vida y su supervivencia está íntimamente ligada a la de las especies de árboles donde habita y de cuyos frutos se alimenta. Es necesario implementar acciones globales que protejan y aseguren la supervivencia de este simpático primate y de los bosques y selvas que son su hogar.